Objetivo: mejorar la calidad de vida

El objetivo es disminuir el dolor para mejorar la calidad de vida del paciente. En muchas ocasiones, los tratamientos locales producen una mejora significativa de los síntomas, que permite una reincorporación del paciente a las actividades habituales de su vida. Estos tratamientos pueden tener una duración que varía entre semanas a años.

Cada paciente requiere un manejo individualizado, dependiendo de su sintomatología y de las diferentes pruebas de imagen. Entre estas pruebas se encuentras la infiltración epidural, los bloqueos facetarios o tratamientos miofasciales

PEDIR CITA