Con el comienzo de la Semana Santa, llegan las procesiones, donde los costaleros son responsables de cargar sobre sus hombros un gran peso durante un periodo prolongado de tiempo.

Los costaleros son por lo general devotos y aficionados que muchas veces llevan una vida sedentaria durante el resto del año, y que se preparan exclusivamente para estos días. Sin embargo, el esfuerzo que supone este acto puede ser fuente de múltiples lesiones que afecten a la espalda y miembros inferiores.

Es importante  utilizar una vestimenta especialmente desarrollada para evitar las lesiones de columna. A nivel cervical y dorsal se utiliza el “costal” y la “morcilla” para proteger la ultima vértebra cervical y primeras dorsales, que es sobre la que se apoya todo el peso del paso. Además se utiliza una faja para la región lumbar, que es sin ninguna duda el mejor método para mantener la integridad del “core”. Un buen fajado consigue mantener rígida una región de la columna que es móvil y flexible, y que por lo tanto puede lesionarse con una carga excesiva que no esté correctamente posicionada. Una región lumbar rígida redistribuye mejor las cargas y optimiza el esfuerzo muscular.

La faja debe incluir desde las crestas iliacas hasta las últimas costillas, evitando subir a la región torácica, y permitiendo un buen trabajo respiratorio.

Existen varios temores respecto a la realización de este esfuerzo y la aparición de lesiones irreversibles en la columna.

Sin embargo, la mayoría de las lesiones que se producen son de tipo muscular, como sobrecargas y contracturas. La causa más frecuente es un mal estado de forma y una mala técnica. En el proceso de levantar el paso se produce un esfuerzo brusco de alta intensidad. Al igual que en el levantamiento de peso en el crossfit, la técnica es fundamental. Se debe mantener la espalda recta con una contracción mantenida del “core”, con una extensión enérgica de las rodillas y con la mirada al frente.

Respecto a la aparición de lesiones estructurales en la columna por la realización de este esfuerzo, hay que decir que es excepcional. El esfuerzo que se realiza es por muy poco tiempo, por lo que es difícil que se produzcan lesiones estructurales significativas. Diferentes estudios han asociado cambios en la RM lumbar en profesionales de halterofilia. Pero estos se producen con la realización repetitiva de esfuerzos.

Puede ocurrir sin embargo que una persona con historia de dolor lumbar crónico y ciatalgia pueda tener una rotura parcial del anillo y provocar una hernia de disco aguda

Como siempre, la recomendación mas importante para la realización de esta actividad es evitar hacer un esfuerzo por encima de nuestras posibilidades, prepararse fisicamente de forma adecuada y utilizar la vestimenta correcta. Con ello se puede disfrutar con devoción de este momento mágico.