Durante los últimos años, múltiples estudios han demostrado que la práctica de esta disciplina ancestral resulta de gran utilidad para resolver los problemas de espalda.

El término “Yoga” puede traducirse como “esfuerzo” o “unión”. El concepto tiene dos grandes aplicaciones: por un lado, se trata del conjunto de disciplinas físicas y mentales que se originaron en la India y que buscan alcanzar la perfección espiritual y la unión con lo absoluto; por otra parte, el Yoga está formado por las prácticas modernas que derivan de la mencionada tradición hindú y que promueven el dominio del cuerpo y una mayor capacidad de concentración.

El último estudio publicado por el Journal o Archives of International Medicine (1) acerca de esta disciplina, determina que aquellos pacientes que realizan Yoga de forma habitual reducen a más de la mitad las molestias derivadas de la espalda, pudiendo abandonar el uso de medicación y mejorando su actividad y calidad de vida. Los ejercicios practicados se asemejan a un tratamiento rehabilitador basado en estiramientos y técnicas de relajación muscular. Pero sus beneficios no se basan únicamente en la correcta tonificación de las estructuras musculares y en la mejora de la movilidad global, pues tan importante como los ejercicios corporales son los ejercicios de concentración.

Siguiendo esta misma línea, en Marzo de este año, el estudio publicado por la prestigiosa revista Journal of the American Medical Asociation (2) , ha demostrado que las técnicas de relajación y concentración “Mindfulness-based stress reduction (MBSR)”, son más eficaces que las técnicas actuales de educación y “escuela de espalda” para disminuir los síntomas de pacientes con dolor lumbar crónico.

Parece por lo tanto demostrado que en su conjunto es una actividad altamente recomendable para el manejo de las molestias de espalda. Sin embargo, debemos recordar siempre que debajo de esas molestias pueden existir alteraciones estructurales importantes, que puedan suponer una contraindicación para la realización de estos ejercicios. Por ello es siempre importante pedir la opinión de un especialista, y realizar estas técnicas bajo la supervisión de buenos profesionales

(1)A Randomized Trial Comparing Yoga, Stretching, and a Self-care Book for Chronic Low Back Pain Karen J. Sherman, PhD, MPH,1,2 Daniel C. Cherkin, PhD,1,3 Robert D. Wellman, MS,1 Andrea J. Cook, PhD,1,4 Rene J. Hawkes, BS,1 Kristin Delaney, MPH,1 and Richard A. Deyo, MD, MPH5Arch Intern Med. Author Arch Intern Med. 2011 Dec12; 171(22): 2019–2026.

(2) CherkinDC, Sherman KJ, Balderson BH, Cook AJ, Anderson ML, Hawkes RJ, Hansen KE, Turner JA. Effect of Mindfulness-Based Stress Reduction vs Cognitive Behavioral Therapy or Usual Care on Back Pain and FunctionalLimitations in Adults With Chronic Low Back Pain: A RandomizedClinical Trial. JAMA. 2016 Mar 22-29;315(12):1240-9