En 2006 realizamos el primer caso de artrodesis vertebral con tornillo cementado en una paciente con una fractura vertebral osteoporótica que le estaba produciendo una lesión medular. El resultado fue magnífico, consiguiendo recuperarse neurológicamente y evitando las complicaciones derivadas de poner un instrumental rígido en un hueso tremendamente frágil.

Desde entonces llevamos realizados más de 400 casos, siendo no sólo pioneros de este procedimiento a nivel internacional, sino también uno de los responsables del desarrollo y el progreso de la técnica e instrumental.

En el 31 Congreso de la Sociedad Española de Columna presentamos los resultados del estudio realizado en  aquellos pacientes de edad avanzada tratados con una artrodesis vertebral con esta instrumentación hace más de 5 años.

En este análisis de más de 50 pacientes se objetiva que los buenos resultados que se obtienen a corto plazo, se mantienen en el tiempo, sin que se produzcan problemas derivados de la instrumentación realizada. Y aunque estos pacientes presentan una tasa elevada de desarrollo de problemas degenerativos en niveles cercanos a los operados, en la mayoría de los casos son problemas que se observan en las imágenes radiológicas, pero que no producen una discapacidad funcional importante. De forma razonable, el envejecimiento se asocia a un aumento de los cambios degenerativos y a un pequeño aumento de las molestias, pero la gran mayoría de los pacientes presentaba un índice de satisfacción muy elevado con la cirugía.

Es importante destacar que el Instituto Avanzado de Columna es el primero equipo de trabajo que recoge un seguimiento tan amplio, en un grupo de pacientes que por lo general tenían un tratamiento insuficiente para evitar complicaciones derivadas de la cirugía.